Europcar

El viaje por Alemania que te hará abandonar la dieta

Street Food: Friends Eating At Festiva In Front Of Food Truck

Alemania es el país natal de muchos filósofos ceñudos, castillos impresionantes, y majestuosos bosques. Si has decidido hacer un divertido viaje por carretera para descubrir este precioso país, seguramente quieras planearlo de acuerdo con su obsesión nacional: ¡la salchicha! Descubre nuestra guía para degustar las mejores currywursts y olvida las verduras (excepto las patatas).

Para tu conocimiento personal, algunos datos divertidos sobre las salchichas

¿Sabías que existen 1500 variedades de salchichas alemanas? La bockwurst, la wiener wurst, la blutwurst, la cervelatwurst, la bratwurst, la weißwurst, la brühwurst y el tesoro nacional, la currywurst. La leyenda dice que la salchicha de curry (currywurst) fue inventada por Herta Heuwer después de la Segunda Guerra Mundial, cuando echó una mezcla de kétchup, un chorro de salsa inglesa y curry en polvo por encima de las patatas fritas. Hoy en día, cada año se comen 70 millones de currywursts en la capital alemana y la enorme cantidad de 800 millones en todo el país. Así que, toma la carretera de las currywurst y prepárate para saltarte la dieta.

A Woman Enjoying Streetfood With Her Partner

Para tu primera currywurst, quédate con los clásicos

Tu primera experiencia de degustación de currywurst deberá realizarse en la ciudad donde se inventó: Berlín. La puedes comer en puestos en la calle llamados imbiss, donde normalmente las personas comen de pie en mesas altas. Si prefieres sentarte, el Konnopke’s Imbiss, el imbiss más antiguo de la ciudad, tiene una bonita terraza con sillas. Su crujiente currywurst se sirve en un bol de cartón rectangular e incluso puedes elegir una salsa picante según sus “niveles de intensidad”. El servicio es rápido, la comida, barata y los menús están también en inglés. Ahora, con el estómago lleno, podrás abandonar Prenzlauer Berg para dar un paseo por el mercadillo de Mauer Park, con su barrio bohemio lleno de bares, y bailar hasta el amanecer en el Berghain, el icónico club techno. Sería una pena que tu viaje siguiera sin hacer una parada en el Deutsches Currywurst Museum, un museo dedicado a su leyenda llena de gloria (no estamos de broma).

Schönhauser Allee 44a 

Para tu amiga vegana a la que le gusta la comida casera 

Ve a Dresde. Esta ciudad es un tesoro oculto que vale la pena visitar por su arquitectura. No olvides caminar por la zona antigua, el centro histórico y el Palacio Real. También puedes tomar un poco de aire fresco a orillas del río Elba o disfrutar de las preciosas vistas desde las montañas de arenisca del Elba. Para finalizar tu paseo, vuelve a la ciudad y pásate por el Curry & Co, un imbiss que ofrece deliciosas currywurst servidas en mesas que tienen un agujero en el que puedes encajar el cono de tus patatas fritas. Y para los que preferís no comer carne, podéis probar la salchicha vegana ahumada. Pero tenemos una pequeña advertencia: su salsa picante; pica tanto que os saltarán las lágrimas. ¡Quedáis avisados!

Louisenstr. 62

Woman Receiving Order At Food Truck

Para una comida rápida antes (o después) de una noche de fiesta

Es hora de salir a descubrir Bochum, una ciudad ubicada a 50 km de Düsseldorf. Empieza la tarde en el Dönninghaus, el lugar perfecto para calentar tus papilas gustativas antes de salir. La salchicha es un alimento básico y se dice que estas son las mejores de la región del Ruhr. Combinada con una adictiva salsa casera que puede estar un poco picante, esta deliciosa currywurst con patatas fritas y mayonesa solamente cuesta 4 €. Al día siguiente, descansa en Bochum y disfruta de una pequeña salida cultural. No te pierdas el planetario Zeiss, la fábrica de cervezas Moritz Fiege o el Kunstmuseum Bochum, el museo de arte local.

Brückstraße, 49

Si quieres relacionarte con los locales

En Witten, cerca de la ciudad de Dortmund, y a solo un trayecto de 15 minutos desde Bochum, dirígete al establecimiento favorito de los locales, Eddi’s Durst und Wurst, donde Eddi y su hijo sirven sus deliciosas currywurst en un plato de plástico. Por encima de las patatas, te pondrán un montón de mayonesa y una salsa casera que algunos dicen que es la mejor del mundo. Sigue con la buena racha y dirígete al sur para visitar el monumento en memoria de Berger. Tiene una ubicación insuperable y unas fantásticas vistas del río Ruhr. Sin embargo, si te gusta más ir de compras que pasear por la naturaleza, puedes darte algunos caprichos en el centro comercial Ruhr Park y encontrar el jersey de tus sueños. 

 

See more articles

More from Europcar